2942-15575824
zapalaya@gmail.com

INICIO | LOCALES | REGIONALES | NACIONALES | INTERNACIONALES | TECNOLOGÍA | DEPORTES | CULTURA | EDITORIALES | CONTACTO
Provinciales

10/06/2022

Avanza la creación de una comisión de control de las nuevas concesiones de las represas hidroeléctricas en la región
La comisión de Hidrocarburos, Energía y Comunicaciones (J) emitió despacho al proyecto que crea una comisión de seguimiento del funcionamiento de las represas hidroeléctricas del Comahue ante el inminente vencimiento de las concesiones el próximo año. El objetivo del nuevo cuerpo parlamentario es que la provincia intervenga en la toma de decisión ante la adjudicación a las próximas concesiones en tanto titular del recurso, según indicó su impulsor, el diputado César Gass (JC). En otro orden, el cuerpo que preside la diputada María Laura du Plessis (MPN), recibió hoy a Daniel Bianchi, director de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), quien explicó que los fondos necesarios para la reactivación de la PIAP fueron solicitados a Nación -entre otros recursos destinados a procesos nucleares en el país- y aseguró que, una vez reactivada, la planta continuará produciendo agua pesada.

La aprobación de la “Comisión de Seguimiento para el proceso de recuperación y traspaso de las represas hidroeléctricas de la región del Comahue” fue por mayoría, con el voto positivo de los bloques del MPN, JC, UP-FR, Siempre, FNN y CC-ARI, mientras que en contra se pronunciaron desde el Frente de Todos y el PTS-FIT.

Al explicar la iniciativa, Gass enfatizó en la defensa de los recursos que le pertenecen a la provincia, como el hídrico en este caso, y en su capacidad generadora de energía eléctrica. Dijo que la comisión, en tanto una propuesta más de la defensa de los recursos genuinos de Neuquén, “dotará al gobierno nacional de herramientas” para la puesta en marcha de políticas eficientes en la materia.

A su turno, el diputado Maximiliano Caparroz (MPN) destacó la composición de la nueva comisión y remarcó que “es necesario” que la Legislatura neuquina “se haga eco y pueda dar su mirada” desde de la comisión. Carlos Sánchez (UP-FR) indicó que el cuerpo representa la oportunidad de tener una “mirada local” no sólo sobre el manejo de las hidroeléctricas sino sobre la política energética en general. Karina Montecinos (CC-ARI) coincidió y agregó que constituye “una demanda de la ciudadanía hacernos cargo de los problemas locales” en la medida en que, según ejemplificó, “con el agua sucede lo mismo que con el gas: el caño pasa por al lado de la casa del vecino que no tiene el servicio”. En similar sentido se pronunció Laura Bonotti (Siempre) al solicitar no dejar pasar la oportunidad “de pelear para tener responsabilidad en los lugares de decisión sobre nuestros recursos”.

Desde el Frente de Todos, Lorena Parrilli, calificó de “falsa neuquinidad” la iniciativa al enmarcarla dentro del proceso electoral al interior del partido provincial de gobierno, al tiempo que pidió “respetar la ley” en tanto el poder concedente es el Estado nacional según norma legal. En respuesta, Liliana Murisi (MPN) dijo que hablar de "falsa neuquinidad es descalificar lo que es una obligación de los legisladores defender” y explicó que el vencimiento de las concesiones se rige por el decreto que las asignó hace 30 años y no por una cuestión política-electoral. Al igual que el resto de los legisladores, pidió también defender los recursos neuquinos en el marco de la comisión propuesta.

Desde la banca del PTS-FIT, Andrés Blanco también votó en forma negativa pero lo hizo tras solicitar que las hidroeléctricas sean estatizadas y cuestionar las políticas energéticas de los gobiernos nacional y provincial.

La comisión, que tendrá una vigencia de un año desde la sanción de la norma que la crea, deberá recabar información sobre el estado de los aprovechamientos hidroeléctricos en cuestión. La integrarán el presidente de la Legislatura, dos legisladores propuestos por el partido gobernante y uno por los representantes de los bloques mayoritarios y un miembro del Poder Ejecutivo.

Exposición de la CNEA sobre la situación de la PIAP
Asimismo, al inicio de la reunión de este mediodía, el cuerpo recibió al director de la CNEA, Daniel Bianchi, quien participó de manera virtual, y deslizó “un optimismo de horizonte” para la línea de producción de agua pesada de la PIAP ubicada en Arroyito. Subrayó que “hay una intención decidida” desde la conducción de la Comisión Nacional de Energía Atómica de poner en marcha la instalación, visión compartida por los trabajadores, la ENSI y la cartera de Energía, según expresó. Informó que, como consecuencia de la no aprobación del presupuesto nacional para este año, debieron solicitar fondos que deben ser autorizados por decreto nacional y que, en tal sentido, se encuentran a la espera de la asignación de tales estimaciones presupuestarias.

En tal sentido, Bianchi explicó que la solicitud de fondos es para la puesta en marcha de todos los procesos nucleares, entre ellos la puesta en marcha de la PIAP cuyo funcionamiento -desde la construcción en la década del ’80 a la actualidad- demandó una inversión del orden de los 1400 millones de dólares. Llevó tranquilidad al plantel trabajador al señalar que “el convenio con los trabajadores se prorrogará o habrá uno nuevo” y asegurar que “los trabajadores no se quedarán sin trabajo”.

Asimismo, el ingeniero dijo que la planta tiene una capacidad de generación de 960 toneladas de agua pesada en un plazo de 12 años y aseguró que el desafío es contar con los fondos solicitados a Nación para su reactivación, ya que existe mercado, mano de obra y recurso calificado en la materia. “Si logramos el presupuesto solicitado, será una planta absolutamente moderna” dijo Bianchi tras reiterar que la comisión se encuentra a la espera de la firma del decreto que asigne los recursos.

En cuanto a los refuerzos presupuestarios destinados a la planta, dijo que se estimaron las partidas necesarias para incorporación de personal, verificación de equipamiento, mantenimiento y proceso de modernización; mientras que indicó que dichas previsiones tendrían una vigencia de dos años, para luego proceder a la reactivación de la planta.

Además, el funcionario descartó que la PIAP deje de producir agua pesada, al señalar que “la CNEA puso como prioridad número uno de la PIAP la generación de agua pesada”, lo que no descarta la compatibilidad con otras alternativas de producción a futuro.

De la reunión participó también Mauricio Bisauta por parte de la Empresa Neuquina de Servicios de Energía (ENSI), quien coincidió con el ingeniero en sus apreciaciones y agregó que la planta cuenta con personal idóneo y capacitado y destacó la función de la PIAP en la zona.

Finalmente, el cuerpo acordó dejar en comisión y continuar el debate del proyecto que establece un régimen de Servidumbre Administrativa de Servicios de Tecnologías de la Información y la Comunicación y de las Telecomunicaciones. La comisión tomó igual decisión con la iniciativa que le solicita al Poder Ejecutivo Nacional, al Congreso y a la empresa YPF, establecer el domicilio legal y trasladar la sede central y la base de operaciones de la empresa YPF a la provincia.

Estuvieron presentes las diputadas María Laura du Plessis, Leticia Esteves, Karina Montecinos, Liliana Murisi, Lorena Parrilli, Laura Bonotti; y los diputados César Gass, Sergio Fernández Novoa, Gonzalo Bertoldi, Mariano mansilla, Andrés Blanco, Fernando Gallia, Maximiliano Caparroz y Carlos Sánchez.