2942-15575824
zapalaya@gmail.com
INICIO | LOCALES | REGIONALES | NACIONALES | INTERNACIONALES | TECNOLOGÍA | DEPORTES | CULTURA | EDITORIALES | CONTACTO
Política

30|01|2024

Ley ómnibus: verdades y mentiras sobre los 20 minutos de encierro de Francos con gobernadores
El encuentro del enviado de Milei con los mandatarios terminó en un sainete. Declaraciones cruzadas tensionan la rosca. Interlocutor se busca. Juego al fleje sin romper.

La negociación por la coparticipación del impuesto PAIS y del proyecto ley ómnibus entre la administración de Javier Milei y los diez gobernadores de Juntos por el Cambio (JxC) más seis del peronismo no K quedó envuelta en un sainete de versiones cruzadas sobre el contenido del encuentro en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) que complican la marcha del proyecto madre libertario en el Congreso. Todo, a horas de la sesión en la Cámara de Diputados programada para este miércoles.

La controversia protagonizada por el ministro del Interior, Guillermo Francos, y el grupo de mandatarios se centra en lo que sucedió en los 20 minutos que estuvieron reunidos.

Según el relato de los gobernadores, allí Francos planteó que se iba a avanzar con la coparticipación del impuesto PAÍS para “no dilatar” más las negociaciones. “Incluso llegó a plantear que la modificación a ese tributo se podía hacer vía decreto, algo a lo que nos negamos”, remarcó a este medio un gobernador enrolado en el radicalismo. Según su versión, “automáticamente el ministro respondió ‘está bien’”. Ese es el único comentario del encuentro en el que no hay versiones cruzadas entre las partes.

Según los dichos de la oposición, Francos los instó a que elaboren un proyecto para enviar al Congreso y darle la celeridad necesaria. Por eso los gobernadores decidieron convocar a sus equipos técnicos para que comiencen con la redacción del texto este mismo martes, día previo a la sesión.

Ante la consulta de este portal, en el gobierno rechazaron la versión de los mandatarios sobre la existencia de un acuerdo para coparticipar el impuesto, negaron que Francos haya planteado una opción vía un decreto y -como hicieron por la noche, horas después del cónclave- remarcaron que todo el paquete fiscal se discutirá después de la aprobación de la ley ómnibus.

“Lo único que se hizo fue ir a la reunión como pidieron los gobernadores, escuchar y nada más. No hubo compromiso alguno”, remarcó a Letra P una fuente de la administración de Milei al tanto de las negociaciones. La postura quedó plasmada el lunes por la noche, primero en un comunicado de la Oficina del Presidente y luego en una declaración del propio Francos.

“La Oficina del Presidente reitera que el Impuesto PAIS y el resto del paquete fiscal, anteriormente incluido en la Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, se discutirá más adelante”, afirmó el organismo de prensa vía su cuenta de Twitter. Francos añadió: “Tuvimos una reunión muy positiva con los gobernadores. Nos expresaron voluntad de acuerdo. El gobierno ya dijo que todo lo fiscal lo conversaremos más adelante con todas las provincias y el Congreso. No vamos a discutir temas fiscales en esta ley”. ¿Cuáles son las verdades, cuáles las mentiras y, en todo caso, qué cosas fueron mal interpretadas?

Para el Gobierno hay una cuestión troncal en torno al impuesto PAIS. Si se coparticipa, en la Casa Rosada creen que Milei no podrá derogar. Pero, por otro lado, la devaluación más los cambios que hubo en la alícuota hará que durante 2024 la recaudación crezca 10 veces en comparación con 2023. Otro punto del conflicto es la distribución: el 70% de ese gravamen queda en las arcas de la ANSES y el 30% restante va para el Fondo para la Integración Socio Urbana, que se quedará sin financiamiento entre la ley ómnibus y el decretazo.

El Gobierno vería con buenos ojos distribuir ese 30% como está mientras que los gobernadores quieren que se coparticipe. La diferencia es la aplicación del coeficiente y el goteo diario que genera una coparticipación. Este es uno de los puntos centrales de la discusión.

El estado de las negociaciones
El grupo grande de mandatarios dialoguistas lo conforman Rogelio Frigerio (Entre Rios), Martín Llaryora (Córdoba), Maximiliano Pullaro (Santa Fe), Ignacio Torres (Chubut), Marcelo Orrego (San Juan), Claudio Poggi (San Luis), Gustavo Saénz (Salta), Alfredo Cornejo (Mendoza), Gustavo Valdés (Corrientes), Leandro Zdero (Chaco), Osvaldo Jaldo (Tucumán), Carlos Sadir (Jujuy), Jorge Macri (CABA), Alberto Weretilneck (Río Negro), Raúl Jalil (Catamarca) y Hugo Passalacqua (Misiones). Ninguno de ellos tiene intenciones de cortar el diálogo o no dar los votos para que se apruebe la ley ómnibus. Pero, a diferencia de otras veces, el malestar con el gobierno es mayor.

“No hay que enojarse, porque esto no es una carrera de velocidad, es un maratón”, remarcó un gobernador del PRO. “La paciencia no se va a cortar, porque no podemos permitir que le vaya mal a Milei. Pero ellos (el gobierno) van a tener que cambiar algunas cosas”, agregó un mandatario de la UCR.

La pregunta que hacen cada vez con mayor frecuencia es si Francos es un interlocutor válido o sí directamente hay una intención del gobierno de correr la cancha en cada negociación.

“El lunes sucedió lo de siempre. Nos dicen todo que sí, pero después no pasa nada”, resumió otro gobernador del macrismo. Por ahora, el apoyo al proyecto ley ómnibus no cambiará. Como tampoco lo hará la búsqueda de un nuevo pacto fiscal entre la Nación y las provincias que permita mantener la recaudación, bajar algunos tributos y no “pisarle la cabeza” a los sectores más productivos en medio de una recesión.

Respuesta
La respuesta que preparan en la oposición después de los cruces del lunes por la noche es la reducción de la delegación de facultades.

Los gobernadores dialoguistas tienen un doble objetivo: diferenciarse de Unión por la Patria y cuidar sus arcas públicas. Con esos dos conceptos en mente, evitarán romper con Milei a menos que los deje sin margen de maniobra. Eso implicaría accionar el botón rojo y acompañar la idea del mandatario bonaerense Axel Kicillof de coparticipar el impuesto al cheque; decisión que, por tener los votos suficientes para ser aprobada en el Congreso, generaría el primer veto presidencial.





Fuente LP