2942-15575824
zapalaya@gmail.com
INICIO | LOCALES | REGIONALES | NACIONALES | INTERNACIONALES | TECNOLOGÍA | DEPORTES | CULTURA | EDITORIALES | CONTACTO

Política

13|03|2024

La guerra entre Javier Milei y Victoria Villarruel dejó de ser un secreto a voces
Presidencia emitió un duro comunicado que apuntó a su vice por habilitar el debate del DNU. Ataque troll y una interna sin disimulo para la sesión del Senado.

A menos de 24 horas del inicio del debate del mega DNUen el Senado, la administración de Javier Milei lanzó una serie de ataques políticos coordinados contra su vicepresidenta, Victoria Villarruel, con quién ya mantenía una relación tensa y distante que ninguno buscó disimular.

Primero, el jefe de Estado lo hizo al poner en marcha la maquinaria de comunicación digital que funciona en el Salón de los Próceres de la Casa Rosada y que controla Juan Pablo Carreira, más conocido conocido como Juan Doe, su seudónimo en Twitter, un joven funcionario que responde al diputado Agustín Romo.

Luego ya no hubo ninguna duda de dónde venían las quejas, con el duro comunicado de la Oficina del Presidente, en la que, si bien no se la nombra a VIllarruel de manera directa, se la culpa por "tener una agenda propia" y haber convocado a una sesión sin tener los votos para aprobar la norma libertaria que desregula la economía.

El comunicado de la Oficina del Presidente
“En la previa a la firma conjunta del Pacto de Mayo, convocada por el Poder Ejecutivo con el objetivo de reconstituir las bases de la República Argentina, la Oficina del Presidente expresa su preocupación por la decisión unilateral de algunos sectores de la clase política que pretenden avanzar con una agenda propia e inconsulta, a fin de entorpecer las negociaciones y el diálogo entre los distintos sectores de la dirigencia política”, se remarca en el comunicado oficial de la Oficina del Presidente.

Además, habla también de un "tratamiento apresurado del DNU 70/23", como de la "iniciativa de promover una fórmula jubilatoria sin consenso" que "violentan el espíritu de acuerdo promovido por el Presidente en su convocatoria al Pacto de Mayo”.

La mención hace referencia implícita a la convocatoria a la sesión de este jueves en la Cámara alta, que fue aceptada por Villarruel por presión de algunos sectores del kirchnerismo. Cerca de la vicepresidenta argumentan que hizo lo que tenía que hacer por reglamento. El argumento no convenció a la Casa Rosada, donde metieron en la misma bolsa al debate por el DNU con los trabajos de negociación en marcha del jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y el ministro Guillermo Francos.

Un ataque de comunicación coordinada
Si bien algunos de sus protagonistas buscaron desestimar que había una estrategia de comunicación digital para desgastar a Villarruel y obligarla a bajar la sesión en el Senado, un like del jefe de Estado en su cuenta de Twitter fue prueba del ataque que se venía, antes de convertirse en comunicado. Como es habitual en Milei, el Presidente convalidó varios mensajes en esta red social contra el decretazo. "El DNU será una 125 silenciosa. No queden pegados a esto.. los senadores que lo van a voltear no podrán caminar por la calle", fue uno de sus megusta.

Antes de eso, y durante toda la tarde, algunas de las cuentas acusadas de ser trolls oficialistas que trabajan en el exSalón de las Mujeres, rebautizado la semana pasada como Salón de los Próceres y que está ubicado en el primer piso de Balcarce 50, se encargaron de criticar bajo una misma línea argumental.

"Espero que Villarruel tenga los votos para convalidar el DNU, porque si llamó a sesión sin tenerlos... mamita", remarcó el usuario "El Trumpista"; y algunos minutos después salió en los mismos términos Termo.

Una relación rota desde el vamos
No es la primera vez que el Presidente y su vice exponen sus diferencias. De hecho, a instancias del viaje de Milei a Davos a mediados de enero, Villarruel quedó a cargo del poder Ejecutivo con una agenda propia, casi estrictamente parlamentaria, en la que casi no pasó por la Casa Rosada, con excepción del acto protocolar de firma del traspaso de mando.

El natural liderazgo político de Villarruel, la centralidad mediática que ganó desde la campaña y la autonomía respecto al jefe de Estado no caen del todo bien en la mesa chica libertaria, en la que ella está excluida desde el inicio de la gestión. La promesa de que la vicepresidenta eligiera a los titulares de Seguridad y Defensa también fue unos de los cortocircuitos apenas resultaron electos.



Fuente LP