2942-15575824
zapalaya@gmail.com
INICIO | LOCALES | REGIONALES | NACIONALES | INTERNACIONALES | TECNOLOGÍA | DEPORTES | CULTURA | EDITORIALES | CONTACTO
Política

26|02|2024

Javier Milei, las Provincias Unidas y el Proceso de Desorganización Nacional
El Presidente avanza en su plan de fundir al interior. Los gobernadores amenazan con iluminación a aceite. Horizontes conocidos y popularidades líquidas.

El estallido de la guerra entre el Gobierno y las provincias que se produjo este fin de semana aumentó significativamente la velocidad de una crisis que había anticipado LP y agregó información clave para entender el modo en que el presidente Javier Milei sabotea su futuro.

Si se discuten cuestiones como la preexistencia de las provincias respecto del Estado, el comercio sin aduanas dentro del territorio argentino, el reparto de los fondos como si no hubiesen pasado cosas en 1852, 1853 y 1860 es porque entró en crisis el concepto mismo de nación.

Una semana antes de su asunción, Letra P habló de un "Proceso de Desorganización Nacional" en ciernes. Antes, había advertido sobre la conveniencia de atender lo que pasaría en las provincias, por considerarlas eslabones débiles de una cadena propensa a romperse en medio del ajuste draconiano. Un mes atrás, se preguntó si el rol histórico de la ultraderecha argentina no era más de demolición que de construcción. "Disolución del pacto fundante de la nacionalidad y recreación del viejo conflicto entre poder central y estados provinciales", decía.

Javier Milei dixit
El propio Milei había anticipado su preferencia por que "estalle todo", pero la realidad desborda cualquier previsión. Lo que se intuía era una suelta de cuasimonedas en medio del Caputazo, de inminente puntapié inicial en La Rioja. Lo que resultaba difícil de imaginar era que un gobernador – Ignacio Torres – juntara a sus pares patagónicos en un ente bautizado "Provincias Unidas del Sur" para plantear una guerra comercial y un boicot hidrocarburífero a todo el país como represalias contra el cumplimiento de la amenaza presidencial de "fundir" a sus enemigos.

Se sabe que hay una deuda de Chubut con la Nación, una fórmula de actualización conforme al CER, una imposibilidad de pagarla en un contexto de megainflación, un pedido provincial de refinanciación, una cláusula que permite su cobro directo como descuento de coparticipación y un deseo oficial de aprovechar la situación para escarmentar al resto de las provincias. En esa puja, los líderes involucrados no reparan en costos sociales: el Presidente funde a las provincias y las provincias quieren volver a la iluminación a aceite.

Fuente LP