2942-15575824
zapalaya@gmail.com
INICIO | LOCALES | REGIONALES | NACIONALES | INTERNACIONALES | TECNOLOGÍA | DEPORTES | CULTURA | EDITORIALES | CONTACTO
Política
30/10/2019

Sin mayoría: la Cámara de Diputados que le espera a Alberto Fernández después del 10 de diciembre
Gracias a la remontada en algunas provincias, Juntos por el Cambio sumó nueve diputados más a los que esperaba según las PASO. La alianza entre el Pro, la UCR y la Coalición Cívica seguirá siendo primera minoría. El nuevo oficialismo deberá trabajar para aprobar sus leyes.

Mauricio Macri logró reducir la brecha que lo separaba de Alberto Fernández y, si bien no le alcanzó para conseguir la reelección, sí le sirvió para mantener una representación interesante en el Congreso, que se convertirá, a partir del 10 de diciembre, en el refugio de la nueva oposición. Gracias a la remontada en algunas provincias, Juntos por el Cambio sumó nueve diputados más a los esperados según las PASO y logrará mantener así su condición de primera minoría.

A partir del recambio legislativo, Juntos por el Cambio tendrá 119 diputados, de los cuales 51 serán del PRO, 44 de la UCR y 15 de la Coalición Cívica. De las tres fuerzas que integran la actual alianza gobernante, el radicalismo y el partido de Elisa Carrió fueron las que más crecieron: suman cinco diputados más cada bloque, mientras que el macrismo pierde cuatro. Una señal que abre el juego a la discusión sobre los nuevos liderazgos.

La integración de Juntos por el Cambio continúa con dos representantes de Martín Lousteau, Carla Carrizo y Álvaro de Lamadrid, cuyo futuro se dirime entre unirse a la UCR o apartarse en el bloque Evolución, para mantener cierto margen de maniobra. A su vez, la primera minoría contará con siete aliados, entre ellos Luis Juez, del Frente Cívico cordobés, y el tucumano Domingo Amaya.

Según la proyección de las PASO, el oficialismo nacional sumaba 110 diputados, pero logró nueve diputados más que los esperados. La clave fue un mejor desempeño en la Ciudad de Buenos Aires y en las provincias de Córdoba, Corrientes, Mendoza, Salta, Santa Fe y Tucumán. En todos estos distritos, Juntos por el Cambio se quedó con bancas que el Frente de Todos y Consenso Federal aspiraban a conquistar.

Si bien estará lejos del quórum propio, Juntos por el Cambio quedó bien parado a la hora de la negociación de leyes. Las primeras escenas de esas tratativas se verán pronto, en diciembre: el último mes del año se destinará al debate de las primeras leyes de Fernández, que serán inaugurales de su mandato como presidente.

El Frente de Todos se configura como segunda minoría con 109 diputados. La Cámpora retuvo a nueve diputados que arriesgaban sus bancas y sumó otras dos, ambas mujeres (Paula Penacca y Florencia Lampreabe). El interbloque del Frente Renovador, en cambio, se reducirá de 12 a 8 integrantes. Como contraparte, Sergio Massa presidirá la Cámara baja.

El resto del Frente de Todos se reparte entre diferentes identidades: kirchneristas puros, peronistas que responden a sus gobernadores, aliados provinciales y otras expresiones, como Proyecto Sur, con Fernando “Pino” Solanas; Victoria Donda de Somos; e Itai Hagman, de Patria Grande, el frente referenciado en Juan Grabois.

Se espera, no obstante, que varios de los diputados electos por este frente sean ungidos por Fernández para integrar el nuevo Gabinete. Es el caso de Felipe Solá, quien iría como ministro del Interior o de Relaciones Exteriores; Daniel Arroyo, mencionado como ministro de Desarrollo Social; Eduardo “Wado” De Pedro, que podría ir a Trabajo; y Roberto Salvarezza o Daniel Filmus, quienes se barajan para Educación y Ciencia y Tecnología.

Por fuera de la polarización, quedaron constituidos dos bloques que el Frente de Todos tendrá que ir a buscar para asegurarse los votos. Uno es Consenso Federal, referenciado en Roberto Lavagna, y otro es el Frente Cívico de Santiago del Estero, liderado por el gobernador Gerardo Zamora. Estos dos espacios tendrán siete diputados cada uno, un número preciado en un Congreso sin mayorías.

En Córdoba y en Misiones, los oficialismos jugaron en esta elección con boleta corta y esa estrategia no los favoreció a nivel bancas. El bloque Córdoba Federal, que responde a Juan Schiaretti, hoy tiene cinco diputados y aspiraba a mantenerlos, pero perdió uno. Seguirían como una bancada independiente, aunque podrían acompañar al Frente de Todos en las votaciones.

El Frente Renovador de la Concordia, liderado por el gobernador misionero Oscar Herrera Ahuad, bajó de cinco diputados actuales a tres. La misma cantidad tendrá el bloque Unidad Justicialista, de la provincia de San Luis. De los tres integrantes, dos responden a Adolfo Rodríguez Saá (Victoria Rosso y Karim Alume Sbodio) y uno a su hermano Alberto (Carlos Ponce).

El Frente de Izquierda hizo una mala elección y queda con tan solo dos diputados, que curiosamente son los que integraron la fórmula presidencial: Nicolás Del Caño (PTS) y Romina Del Plá (Partido Obrero). No lograron ingresar Néstor Pitrola por Buenos Aires ni Myriam Bregman por la Ciudad, que era la gran apuesta para estas elecciones. La futura composición de la Cámara de Diputados se completa con una neuquina (Alma Sapag), un mendocino (Omar Chafi Félix) y un rionegrino (Luis Di Giácomo).