2942-15575824
zapalaya@gmail.com
INICIO | LOCALES | REGIONALES | NACIONALES | INTERNACIONALES | TECNOLOGÍA | DEPORTES | CULTURA | EDITORIALES | CONTACTO

Locales

16/05/2019

Condenaron a 23 años por violar a la hija de su pareja en Zapala
El hombre había sido hallado culpable por un jurado popular. Como producto de las violaciones, la víctima quedó embarazada.

A poco más de un mes de que un jurado popular hallara responsable a un hombre de 42 años por abusar y violar a la pequeña hija de su pareja, la Justicia lo condenó a 23 años de prisión efectiva.
La pena fue determinada ayer durante una audiencia, en la que la jueza Leticia Lorenzo avaló el pedido de la fiscalía y determinó que el hombre fuera condenado a 23 años de prisión. Para ello, la magistrada tuvo en cuenta "la duración del delito, la diferencia de edad entre la víctima y el imputado, y el contexto de vulnerabilidad en el que ocurrieron los abusos", entre otras cuestiones.

En abril, el hombre había sido juzgado por un jurado popular por el delito de abuso sexual simple agravado por la convivencia preexistente en modalidad continuada y abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia, también en modalidad continuada.
Al estar amparada por el Código Penal, la pequeña pudo acceder a una interrupción legal del embarazo (ILE) en el hospital de Zapala y luego se realizó una pericia de ADN, lo que constituyó de las pruebas más contundentes ya que confirmó la paternidad del acusado.

Se trata del séptimo caso de abuso que llegó a un juicio por jurados en la provincia, en cuyo caso la expectativa de la pena era superior a los 15 años por el tipo de delito.
De los 8 a los 10 años el hombre cometió abusos simples. Entre los 10 y los 12 la violó y en uno de esos ataques la niña quedó embarazada.

Tres años por la ILE que sufrió la nena

Para la jueza Leticia Lorenzo la interrupción legal del embarazo (ILE) tuvo tres aspectos duros para la pequeña, por eso se le sumaron un año de prisión por cada una de las prácticas.

Entre ellas destacó: la aplicación del misoprostol en tres oportunidades durante la internación, que requirió que le suministraran un sedante. El legrado en la cavidad uterina y la mitigación de los dolores con la administración de morfina como calmante.

Todo esto teniendo en cuenta que se trataba de una niña de 12 años cuyo cuerpo no estaba preparado para estas prácticas invasivas.



Fuente: LMN