2942-15575824
zapalaya@gmail.com
INICIO | LOCALES | REGIONALES | NACIONALES | INTERNACIONALES | TECNOLOGÍA | DEPORTES | CULTURA | EDITORIALES | CONTACTO

Internacionales
05/10/2018

Nadia Murad, de esclava sexual del Estado Islámico a Nobel de la Paz
Esta activista iraquí ha recibido el galardón conjuntamente con el ginecólogo congoleño Denis Mukwege por combatir la violencia sexual en la guerra

La activista Nadia Murad, de 25 años de edad, ha sido galardonada hoy con el premio Nobel de la Paz junto al ginecólogo Denis Mukwege por combatir la violencia sexual en la guerra.La joven hoy premiada por su lucha ha sobrevivido a los peores horrores infligidos por el Estado Islámico a su pueblos, los yazidíes de Irak, y se ha convertido en un ícono de esta comunidad amenazada, informa AFP.

Podrían haber tenido una vida apacible en su pueblo natal, Kosho, pero el rápido ascenso del Estado Islámico cambió su destino en 2014. Fue raptada y conducida a la fuerza a Mosul, bastión del EI. Alí vivió un calvario en forma de torturas y múltiples violaciones colectivas antes de ser vendida varias veces como esclava sexual. Además fue forzada a abandonar la fe yazidí, una religión ancestral despreciada por el Estado Islámico.

«Lo primero que hicieron fue forzarnos a convertirnos al islam. Después hicieron lo que quisieron», contó Nadia Murad. Fue obligada a casarse con un yihadista que la golpeaba e «incapaz de soportar tantas violaciones», decidió escapar. Huyó gracias a una familia musulmana de Mosul y con nuevos documentos fue capaz de llegar al Kurdistán iraquí, donde vivió en un campo de refugiados. Entró en contacto con una organización de ayuda a los yazidíes y pudo reunirse con una de sus hermanas en Alemania, donde reside ahora.

En 2016 ganó junto a su amiga Lamiya Aji Bashar el premio Sájarov del Parlamento Europeo. «Los yihadistas quisieron robarnos nuestro honor pero perdieron su honor», afirmó Nadia Murad ante los eurodiputados. Nadia Murad es embajadora de buena voluntad de la ONU desde 2016 y lucha en favor de la protección de las víctimas del tráfico de personas.

Su «combate» le ha reservado también algunas buenas sorpresas. El 20 de agosto, la joven anunció en Twitter que se casará con otro activista de la causa yazidí, Abid Shamdeen. «El combate a favor de nuestro pueblo nos ha unido y seguiremos ese camino juntos», escribió.