2942-15575824
zapalaya@gmail.com
INICIO | LOCALES | REGIONALES | NACIONALES | INTERNACIONALES | TECNOLOGÍA | DEPORTES | CULTURA | EDITORIALES | CONTACTO
Economía

04/08/2020

Tras el acuerdo con bonistas, miradas giran a los desafíos económicos
El economista Gustavo Ber explica el significado de que se haya llegado con los principales grupos acreedores y como afectará al futuro de la economía.

Tras duros meses de negociaciones, un acuerdo con los principales grupos de acreedores sin dudas es un evento positivo y auspicioso, y de ahí que los inversores hayan festejado la satisfactoria resolución, que ya venían descontando últimamente.

Ello se debe a que luego de idas y vueltas en las propuestas entre las partes, al final las diferencias de valor presente neto ya resultaban reducidas, así como también los últimos detalles legales que restan pulir a partir del consenso en la oferta económica.
De ahí que se venían en los últimos tiempos multiplicando las apuestas sobre bonos y acciones, en especial a través de ADRs, dado que los operadores buscaban aprovechar las castigadas valuaciones y así capturar la recuperación a través de apuestas tácticas.

Que los principales grupos de acreedores se hayan manifestado satisfactoriamente asegura una elevada adhesión en la reestructuración de deuda externa, la cual se complementaría con un fuerte respaldo también en el canje de títulos con ley local.

De ahí que el riesgo país ya se ubique cerca de los 2.000 pb., con una próxima escala - tras concretarse el canje externo - en los 1.000 pb., lo cual contribuiría positivamente en las reestructuraciones de las provincias y el financiamiento corporativo, tanto para administrar el ¨roll-over¨ de deudas como para financiar proyectos de inversión.

A pesar de la favorable lectura que deja el acuerdo con acreedores, dicha satisfactoria resolución se convierte en condición necesaria - aunque no suficiente - para poder avanzar con la agenda de desafíos económicos que enfrenta el país, potenciados a partir de la pandemia. Entre ellos está atender la profunda recesión y el creciente déficit fiscal, que debe ser financiado a través de una acelerada emisión monetaria, la cual tiene asociados riesgos inflacionarios y de renovadas tensiones cambiarias.

Hacia la planificación - y urgente implementación - de estrategias para encarar los desafíos económicos se dirigirán las miradas de los inversores de ahora en adelante. Así es que - luego del fuerte envión - los inversores buscarán señales constructivas respecto a dicho camino a recorrer para validar las perspectivas de apreciación de los activos y de dicha manera seguir aprovechando el ¨momentum¨ otorgado por el canje de deuda, ya que abre una oportunidad para mejorar el panorama a mediano plazo.