2942-15575824
zapalaya@gmail.com
INICIO | LOCALES | REGIONALES | NACIONALES | INTERNACIONALES | TECNOLOGÍA | DEPORTES | CULTURA | EDITORIALES | CONTACTO
Nacionales

25/04/2018

Tras la embestida por el fallo de Cristóbal López, el camarista Jorge Ballestero pidió licencia
El juez, miembro de la Sala I de la Cámara Federal de Apelaciones porteña, quedó en la mira del Gobierno luego de la sentencia al zar del juego.
El camarista Jorge Ballestero pidió este miércoles licencia por 20 días, por motivos de salud. El magistrado, miembro de la Sala I de la Cámara Federal de Apelaciones porteña, quedó en la mira del gobierno tras el fallo que benefició en marzo pasado al zar del juego, Cristóbal López. Tal como reveló PERFIL hace varias semanas, el camarista evalúa una posible salida de su cargo a través de su jubilación, una opción que promueve el Ejecutivo.

Ballestero nunca fue uno de los jueces afines al gobierno y su nombre siempre estuvo en la lista de magistrados que el macrismo no quería en tribunales, lo que se acentuó tras la excarcelación y cambio de carátula de López y su socio, Fabián De Sousa. Hasta el propio presidente Mauricio Macri se expidió sobre el fallo que excarceló al empresario kirchnerista y manifestó el enojo que generó la decisión judicial.
La licencia se hace efectiva a partir de hoy, por lo que en la Cámara Federal de Apelaciones porteña, sólo quedan, de momento, Leopoldo Bruglia, en la Sala I, y Eduardo Farah, en la II, quien tiene un pedido de traslado que se tratará el jueves en el Consejo. Martín Irúrzun, miembro de la Sala I tiene licencia por esta y la próxima semana. Las otras vocalías aún están vacantes.

Farah, el otro camarista que votó en el mismo sentido que Ballestero en el caso de López, ya pidió su traslado a un Tribunal Oral en lo Penal Económico, en medio de la embestida del Ejecutivo. Su solicitud será tratada este jueves en la Comisión de Selección del Consejo de la Magistratura y luego en el Plenario, donde se da por descontado que se concretará. En el organismo tramitan dos denuncias contra los camaristas. Una, presentada por Elisa Carrió, que apuntó a Farah por sus presuntos vínculos con un abogado cercano a López, y a Ballestero, por su presunto enriquecimiento ilícito. En tanto que el otro expediente contra ambos se inició tras un pedido de la Corte Suprema de Justicia. En su escrito, el máximo tribunal, pidió que se investigue cómo fue que Farah, miembro de la Sala II, llegó a participar de la decisión de López, que estaba en la Sala I.

Ballestero ya hizo su descargo por el tema y hasta amplió la presentación en otras dos oportunidades. Allí explicó los pasos seguidos y por qué fue Farah quien intervino para desempatar la situación que se había dado entre Ballestero y su compañero de Sala, Leopoldo Bruglia.

El nombre de Ballestero comenzó a sonar con fuerza en el Consejo como uno de los principales objetivos del macrismo, para remover de tribunales, tras la destitución de Eduardo Freiler, su compañero de Sala durante varios años. Para el macrismo, ambos compusieron durante casi una década, la sala “K”, por sus fallo afines al kirchnerismo.