2942-15575824
zapalaya@gmail.com
INICIO | LOCALES | REGIONALES | NACIONALES | INTERNACIONALES | TECNOLOGÍA | DEPORTES | CULTURA | EDITORIALES | CONTACTO
Nacionales

06/02/2018

El FpV ratificó su rechazo al DNU porque “no cumple los requisitos” que le da la Constitución
A través de una conferencia de prensa, diputados y senadores del kirchnerismo denunciaron que el Gobierno está tratando de “evitar el normal funcionamiento del Congreso de la Nación”, y aseguraron que trabajarán con el resto de la oposición para derogarlo en el recinto.
El bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria –PJ expresó este miércoles su enfático rechazo al megadecreto firmado por el presidente Mauricio Macri en el mes de enero, por considerar que no hay razones para el mismo, y estimarlo “inconstitucional”.

A través de una conferencia de prensa encabezada por el jefe del bloque de la Cámara baja, Agustín Rossi, detallaron que la amplitud del DNU la marca el hecho de que el mismo modifica 140 leyes, deroga otras 19, y consta de 192 artículos, divido en 22 capítulos. “Claramente no cumple con ninguno de los requisitos que la Constitución prevé para los decretos de necesidad y urgencia”, sostuvo Rossi, remarcando que el mismo “vulnera y se atribuye facultades que son del Congreso”.
“No hay ningún motivo que justifique la aplicación de ese DNU”, destacó el titular del bloque FpV-PJ, y recordó que hasta hubo funcionarios que “reconocieron que hacía 3 o 4 meses que venían trabajando en la elaboración del mismo, que aborda diferentes temáticas; algunas con las que no podemos estar en desacuerdo, como el trámite habilitante para conducir cuatriciclos, y otros temas fuertemente críticos, como la posibilidad de embargar las cuentas sueldo”.

Para Rossi, “este megadecreto que no tiene ningún sentido y es claramente inconstitucional, es además harto evidente que la herramienta del decreto” tiene otros motivos de justificación. Señaló que si en lugar de apelar a un megadecreto se hubiese presentado como ley, “hubiese sido un proyecto ómnibus”. Asimismo destacó el contrasentido oficial que enmarcó en que “por un lado el Gobierno emite este megadecreto y por otro no convoca a sesiones extraordinarias en febrero”.

A su juicio, esa actitud marca “un claro intento de obviar los trámites ordinarios de sanción de leyes”, a través de “un decretazo”, que atribuyó a lo sucedido el año pasado en ocasión del debate por la reforma previsional, que para él le debe haber dejado al Gobierno “un gusto amargo, porque ganó en el recinto, pero perdió en el conjunto de la sociedad”, razón por la cual ahora “evita el funcionamiento normal y ordinario del Congreso”.

Luego apuntó a expresiones del diputado oficialista Pablo Tonelli, “que suele expresar en actos de sincericidio los actos del Ejecutivo”, y recordó que el legislador del Pro dijo que si se hubiera mandado como proyecto, “seguramente no pasarían por el Parlamento algunos artículos”.

Así las cosas, anticipó que los tres representantes del Frente para la Victoria en la Bicameral de DNU expresarían su opinión contraria, propiciando el rechazo del decreto. “Somos conscientes de que los DNU tienen validez hasta que sean rechazadas por ambas cámaras. Por eso vamos a seguir trabajando para que cuando estén dadas las condiciones podamos rechazar con las mayorías necesarias este decreto. Eso se logra con mayoría simple, y en el momento en que estén dadas las condiciones, en función de los acuerdos, vamos a proceder a rechazarlo”.

Sentado a la izquierda de Rossi, el diputado Marcos Cleri reiteró que a su juicio “no hay ningún tipo de necesidad y urgencia” de parte del Ejecutivo para este DNU, y consideró que estas actitudes “demuestran que están tratando de evitar el normal funcionamiento del Congreso de la Nación”.

Integrante de la bicameral, el diputado de La Cámpora anticipó que el kirchnerismo presentará un dictamen pidiendo la invalidez del decreto, argumentando que “no hay cuestión de necesidad y urgencia, y que atenta contra los derechos de los trabajadores”, citando específicamente la posibilidad de embargar las cuentas sueldo, como así también cuestionó la posibilidad de utilizar el Fondo de Garantías de Sustentabilidad, y que se bajen los plazos para las licitaciones, entre otras coas.

Para Cleri, se busca “evitar el debate parlamentario”, a sabiendas de que hay “muchísimas cosas que no pasaban por este recinto”, y anticipó que “vamos a seguir trabajando para declarar la invalidez de este decreto que busca sacarle derechos a los trabajadores”.

Otra integrante de la Bicameral de DNU, Anabel Fernández Sagasti, ratificó el “firme rechazo para este mega DNU, que también es inconstitucional”, y recordó que por el mismo se presentó una demanda contra el presidente de la Nación por “usurpación de los poderes del Estado, tentativa de malversación de fondos públicos, incumplimiento de funcionario público y prevaricato”.

En el caso del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, dijo que se lo ha “puesto a disposición de la timba financiera”, y afirmó: “No puede ser que con el trabajo de 2 o 3 en alguna oficina oscura de la Casa Rosada se hayan derogado más de 19 leyes”.
“Simplemente decimos que se ha hecho incendiar la Constitución argentina -disparó-. Llamamos a todos los legisladores de la oposición a tomar cartas en el asunto, a debatir , necesitamos un debate amplio y una denuncia a los poderes que tienen la Nación”.

Ante las preguntas de la prensa, Rossi afirmó que hay un “diálogo permanente” con todos los bloques opositores, y recordó que el Frente Renovador ha expresado su “mirada crítica” hacia el DNU, como así también lo hizo el bloque Argentina Federal, por lo que afirmó que “tenemos expectativa de tener los 129 votos que nos permitan convocar a la sesión y rechazar el megadecreto. Porque tendría que ser un decreto que sea rechazado por todos (…) Sería un muy mal antecedente que este megadecreto quede vigente. Nunca habíamos visto un DNU de estas características”.

A su turno, el titular del bloque kirchnerista de la Cámara alta, Marcelo Fuentes, ratificó lo manifestado por Agustín Rossi y atribuyó al oficialismo la intención de “paralizar el Congreso a lo largo del año”. Ellos van a tratar de “garantizar que el Congreso cumpla las funciones normales que la Constitución establece”, y con relación al diálogo que mantienen con otras bancadas, aclaró que “no vamos a adelantar nada hasta tener los números sobre la mesa”.